Conclusión de la máquina de pulir